sábado, 22 de enero de 2011

TEMA 2: HISTORIA DE LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

TEMA 2: HISTORIA DE LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA


1. CUESTIONES PREVIAS

A la hora de intentar una visión evolucionista pero a la vez integradora de la Evaluación, no es raro hallar una total ausencia de acuerdo en cuanto a fases, momentos o períodos que nos permitan sistematizar todos los años pasados. Según Toynbee, para comprender la historia del ser humano es imposible recurrir a lo que hoy en día llamamos una visión unidimensional. Lo adecuado sería optar por una aproximación multidimensional dado que en el devenir influyen: movimientos sociales, circunstancias económicas, corrientes y avances artísticos, filosóficos, científicos y religiosos, acciones militares, acontecimientos políticos… Años más tarde, Pelechano hace hincapié en que la Psicología es una ciencia fundamentalmente social, es decir, estrechamente relacionada con el resto de circunstancias que condicional el progreso del Hombre.
La Evaluación está muy vinculada a la Psicología Diferencial en sus inicios y, por ello es muy complicado determinar en qué momento el ser humano comienza a ser consciente de la presencia de ciertas diferencias entre él y quienes le rodean y también entre éstos.
Según Fernández Ballesteros, los requisitos a reunir para la ocurrencia de un precedente pseudocientífico del Psicodiagnóstico, son:
  • Necesidad de un ambiente y una intención propios para dicha operación, y para ello se tiene que contar con evaluador, evaluado, técnica, instrumento de medida y procedimiento.
  • Presencia de un marco teórico previo al punto anterior y que permita la formulación de hipótesis por primitivas que éstas sean.
  • El mencionado marco debe contar con unos sistemas categoriales que faciliten la clasificación del evaluado a partir de los resultados conseguidos anteriormente, e incluso, la predicción de futuras conductas.


2. PERÍODO PROTOCIENTÍFICO

La historia de la Humanidad ha estado plagada de personajes que han sido excelentes conocedores de sus semejantes. No es una referencia sólo a líderes y dirigentes políticos y religiosos, sino también a adivinos, chamanes… La Astrología, además de ser considerada como el sistema más antiguo de augurio, es reputada como el antecedente más remoto del Psicodiagnóstico según Silva Mc Reynolds y Pelechano.
Esta afirmación genera reacciones encontradas entre los profesionales de la Evaluación, especialmente a causa de la insistencia necesaria por ajustarnos al método científico. Es esta concepción determinista-diferencialista donde se ubica el origen y el interés del ser humano por lo que más tarde se ha denominado Psicodiagnóstico y, posteriormente, Evaluación Psicológica.


3. PERÍODO PSEUDOCIENTÍFICO O FILOSÓFICO

Se puede identificar a las “Ideas Griegas”, (máximos representantes Aristóteles, Platón y Sócrates) o “Fuentes Racionales-Especulativas”.
Escuelas como la Escolástica, Tomismo, Cartesianismo, Empirismo, Materialismo… han llevado a cabo diversos intentos de categorizar al hombre, como ejemplo la Fisiognomía, que con el paso del tiempo ha sufrido modificaciones e incluso parcializaciones que han supuesto la aparición de las Tipologías, la Frenología, la Caracteriología (Psicodiagnóstico). Se establecen las bases y prerrequisitos que van a facilitar el establecimiento de la posterior Psicología científica.


4. PERÍODO CIENTÍFICO

Se trata de una etapa que se caracteriza por ser de mayor productividad, riqueza, y por una actitud de férrea supeditación a los presupuestos científicos. Es la más analizada, estudiada y la que ha sufrido una mayor sistematización.

4.1. Sistematización de Anastasi

Ha sufrido una relativa modificación su propuesta con el paso del tiempo. Su interés se centra en aspectos instrumentales. Sus fases propuestas son:
Anastasi (1968)
Anastasi y Urbina (1998)
Pruebas sensoriales y motoras
Primeros psicólogos experimentales Wundt
Atención por lo mental
Contribuciones de Galton
Desarrollo de los test de inteligencia
Catell y los primeros test mentales
Tests colectivos
Binety el surgimiento de test de inteligencia
Tests de aptitudes
Pruebas colectivas
Tests tipificados de rendimiento
Test de actitud
Medida de la personalidad
Pruebas estandarizadas de aprovechamiento

Evaluación de la personalidad









4.2. Sistematización de Pelechano

Para este autor, en Psicodiagnóstico y Evaluación acaban plasmándose circunstancias de muy diversa índole fruto del desarrollo del ser humano. Distingue las siguientes fases.

4.2.1. Desde la segunda mitad del siglo XIX a 1921
Existen una serie de elementos ajenos a la Psicología, pero que van a influir de forma vital sobre su avance. Entre ellos están:
  • La influencia del Romanticismo: este movimiento genera un interés marcado por el ser humano, su tradición e identidad, ensalzándose así la individualidad. El resultado no sólo es el auge de los nacionalismos históricos, sino también la orientación de la preocupación por el hombre y sus diferencias.
  • Avances en Neurología y Psiquiatría: se da la aparición de instrumentos para valorar la capacidad de retención de deficiencias mentales.
  • Repercusiones de la Teoría Evolucionista de Darwin: marca más el interés por las diferencias individuales y especialmente la forma de entender la causa de tales discrepancias. Aquí es muy importante Galton, que intentaba relacionar variables tan diversas como el rendimiento académico, medidas psicológicas procedentes de cuestionarios, medidas de carácter sensorial… La acumulación de datos numéricos levó a Galton a ocuparse del manejo estadístico de éstos. Pero Sharpe y Wisler demostraron que los sistemas desarrollados primero por Galton y después por Cattell eran poco fiables, disponían de una escasa capacidad predictiva y de una baja correlación tanto entre ellas como con otras medidas externas.
  • Enfoque biológico de las teorías constitucionalistas: con antecedentes directos en la Fisiognomía y la Frenología, se desarrollan tipologías en las que también se contemplan las posibilidades de enfermar y sus correspondientes pronósticos.
  • Polémica de la relación cuerpo-alma contemplada desde la Fisiología Experimental: a través de Weber y Fechner se intentan superar todos los enfrentamientos que habían venido ocurriendo alrededor de esta cuestión.
  • Influencia de los planteamientos del Asociacionismo inglés: se resume en dos aspectos: mayor atención a las influencias ambientalistas que a las innatistas y continuismo que estable esta corriente entre sensación y pensamiento
  • Aparición del concepto de test mental: Cattell acuña este concepto.
  • Creciente inclinación por el estudio de los aspectos educativos: las ideas imperantes pretendían que se trabajase en Educación obteniendo siempre los mejores resultados de los alumnos. Aparece el primer test de inteligencia: el Binet-Simon. Años más tarde, la escala sería adaptada a la población norteamericana por Terman, y a partir de ese momento, se inició el despegue en la creación y uso de los tests.
  • I Guerra Mundial: construcción de instrumentos para clasificar a los soldados: Alfa y Beta Army Tests, por Yerkes.
  • Momento álgido: se considera que Rorschach es el creador del término que da nombre a nuestra materia.

4.2.2. Desde 1921 a 1940
Una vez finalizada la I Guerra Mundial, los psicólogos van a intentar constituirse como profesionales a la vez que pretenden mostrar que dentro de la orientación clínica es posible realizar otras tareas independientes de las que hasta ese momento se habían venido realizando. De entre las diversas situaciones de este momento podemos destacar:
  • Influencias bélicas: la creación de técnicas e instrumentos de evaluación vuelve a incrementarse una vez superada la primera revuelta antitests en los años 20. Las necesidades implantas por el conflicto mundial obligan a que se efectúen estudios más precisos de las habilidades especiales de los soldados. Ya no se trata sólo de ver el nivel intelectual, sino de determinar cuáles eran las personas más capacitadas en el dominio de ciertas habilidades. Esto supone el comienzo de los tests de Aptitudes Generales y de otros dedicados a la valoración de aptitudes específicas.
  • Desligamiento entre la técnica de Rorschach y el término Psicodiagnóstico
  • Establecimiento de las bases de la Psicología Diferencial de la Inteligencia: a nivel metodológico, el análisis factorial es uno de los procedimientos de uso más frecuente en estos estudios.
  • Auge de los tests proyectivos: Murray dio a conocer un test alternativo con la pretensión de que posee un menor subjetivismo a la vez que una mayor fiabilidad: el Test de Apercepción Temática.
  • La postguerra: con el fin de la guerra, aparece el problema de los veteranos de guerra, sus alteraciones psíquicas, rehabilitación y reinserción social. Estas necesidades llevaron a recurrir a los psicólogos, ya no sólo para clasificar y evaluar sino para tratar y solucionar los déficits comportamentales, la Psicología Clínica coge una importancia esencial (Thurstone, Thurstone, Benton, Bender, Wechler, Hathaway, etc.).

4.2.3. Desde 1946 a 1965
En esta etapa se da un predominio norteamericano en las Artes, las Ciencias y en la propia sociedad europea a causa de la situación creada en el viejo continente por la guerra. No obstante son los científicos que a Estados Unidos han huido y que en ellos se han refugiado, quienes causan esta alza de la Psicología norteamericana. Entre los principales hechos acontecidos sobresalen:
  • Profesionalización de la Psicología Clínica: se llega al consenso de que la actividad del psicólogo clínico debe girar alrededor de 3 polos: evaluación, tratamiento e investigación.
  • Acuñación del concepto Evaluación
  • Replanteamiento del modelo psicométrico: este análisis tiene una doble finalidad: por un lado facilitar a los instrumentos unas sólidas bases estadísticas que permita conseguir unos mejores resultados en cuanto a estudios sobre fiabilidad y validez, y por otro, intentar unificar teoría y práctica en Psicodiagnóstico.
  • Aparición de Terapia Comportamental: Eysenck merece atención por sus trabajos iniciales.
  • Surgimiento de diversas orientaciones dentro del modelo Conductista
  • Esplendor de los “Libros de Recetas”: dentro del Psicodiagnóstico y de la Psicología Clínica se tiende al establecimiento de perfiles prototípicos de aquellos tests que, en base a sus características así lo permitan. Se pretende lograr un diagnóstico rápido y efectivo, aunque no falto de críticas y limitaciones. (Eysenck, Lazarus, Sidman, Kanfer, Fiske,...)

4.2.4. Desde 1966 a 1975. Década imperial conductista
Se hace evidente la supremacía conseguida por el Conductismo que desde su gestación con Watson y posterior desarrollo con Skinner se ha implantado progresivamente en cualquier forma de intervención terapéutica o evaluativa. Es posible extraer los siguientes hechos característicos de este período:
  • Perfeccionamiento del modelo Psicométrico
  • Situacionismo: teniendo su origen en la Terapia de la Conducta, va a representar un ataque directo a la Evaluación Tradicional.
  • Aparición de disensiones dentro del Conductismo: en autores como Lazarus, Krasner o Patterson. Otra separación surge con la aparición de la Psicología Cognitiva (Pribam, Gallanther y Millar)

4.2.5. Final de los 70. Búsqueda de orden y sentido
El aspecto más característico de este momento es el intento de estudiar, analizar y sistematizar tanto las aportaciones teóricas como prácticas realizadas en las últimas décadas, pretendiendo conseguir una mayor estructuración de la ciencia psicológica en cualquiera de sus ramas. Como aspectos a destacar:
  • Auge del concepto de valoración: se valoran los procedimientos terapéuticos, sistemas educativos o programas de intervención social, no solo la eficacia y efectividad del instrumento.
  • Tendencia al abandono de la rigidez metodológica científica: se buscan nuevas posibilidades acordes a las realidades que tiene que afrontar el evaluador.
  • Aceptación oficial de los procedimientos estadísticos por parte del Análisis Funcional de la Conducta
  • Modificaciones estructurales e interpretativas en los tests clásicos
Pelechano afirma que la Psicología y la Evaluación de manera paulatina se han ido convirtiendo cada vez más en Ciencias con compromisos sociales, lo cual condiciona la investigación en dos claras direcciones. Por una parte, en una consecución de instrumentos que no clasifiquen, sino que tengan la suficiente sensibilidad como para “poblaciones de alto riesgo”, y por otra, logro de pruebas cuyos datos permitan poner en marcha las intervenciones oportunas que permitan a una persona en concreto alcanzar su máximo desarrollo potencial. Es decir, el estado presente debe considerarse sólo como poseedor de un valor referencial.

4.2.6. Años 80. Replanteamiento de la Evaluación y ambivalencia
Hasta la fase anterior han convivido dentro del lenguaje profesional y académico los conceptos de Evaluación y el de Psicodiagnóstico, aunque este último ha perdido importancia a favor del primero. Se pasa de la colocación de una etiqueta a buscar una utilidad a dicha intervención, Hay que ir más allá del diagnóstico, éste debe ser propositivo o inteligente.
Las campañas de promoción de la Salud arraigan en la población general. Podría afirmarse que se trata de una implantación definitiva del Modelo Vail establecido en la Psicología Clínica de la década de los 70, con especial atención a las aportaciones de Matarazzo quien viene a plantear la unicidad de esta ciencia, pero con distintas aplicaciones de orden práctico. Se soluciona el enfrentamiento entre Evaluación Tradicional y la Conductual, con una integración mutua de técnicas y planteamientos metodológicos de ambas orientaciones.
Los nuevos retos surgen de forma inusitada: actuaciones en enfermos crónicos, terminales etc. Es el gran momento de las Escalas de Evaluación a través de las que es factible lograr datos puntuales para un uso inmediato. Los programas de formación en Evaluación para profesionales, rechazados y no subvencionados en años anteriores vuelven de nuevo a la actualidad.

4.2.7. Años 90 y el comienzo del nuevo siglo
El cambio se va evidenciando y se hace manifiesto, hay un uso no culpabilizador de los tests. La tecnología imperante en el momento es rápidamente incorporada, de manera que el uso de la informática se generaliza. Se introducen en el mercado los “Tests informatizados”. Tanto los investigadores como los evaluadores aplicados acaban por asumir un hecho evidente: en el continuo esfuerzo por incorporar los planteamientos próximos a la idea que se ha impuesto a lo largo de años acerca de la Evaluación, han olvidado la tarea de Diagnóstico.
Los modelos dimensionales, no suficientemente valorados hasta el momento, hacen su aparición, cristalizando también cuestionarios de evaluación basados en sus principios y que en los próximos años supondrán una alternativa importante a los instrumentos al uso. Además, la necesidad de asociacionismo se hace evidente. En definitiva, resulta imprescindible una vinculación entre investigación, teoría, práctica y necesidades planteadas a nivel social, puesto que ello va a facilitar la apertura de nuevos ámbitos de trabajo.
En cuanto a instrumentación, los test tradicionales se han revelado como incombustibles. A pesar de haber sido criticados y negada su utilidad, estas pruebas han sabido adaptarse, modificarse e incluso integrarse con otros modelos dominantes y más dignos de crédito en ciertos momentos.


5. ANTECEDENTES ESPAÑOLES DE LA HISTORIA DE LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

Es preocupante el casi completo desconocimiento que se tiene en la sociedad global sobre nuestros antecedentes. Otra cosa distinta son los investigadores actuales, cuyas aportaciones y trabajos sí que merecen la atención fuera de nuestras fronteras. La situación del Psicodiagnóstico y la Evaluación es todavía más difícil de captar en la historia de la Psicología española. Para nuestra revisión nos vamos a centrar en la sistematización propuesta por Rodríguez Rodríguez. Como método de partida es preciso distinguir entre una Psicología Precientífica y una Psicología Científica, debiéndose la causa de esta diferenciación a varias causas.
En la Psicología Precientífica, la vinculación entre Filosofía y Psicología es tan importante que hasta los propios pensadores creen hacer aportaciones a la primera. Por otra parte, la Psicología Científica, aunque en apariencia independiente de la Filosofía, no puede negar la influencia que concepciones y movimientos como el Tomismo, Positivismo, Krausismo, Materialismo, han tenido sobre ella. Además, las conclusiones de los pseudopsicólogos precientíficos carecen de un fundamento metodológico empírico, siendo éste más bien especulativo. Circunstancia que no ocurre durante el periodo científico, en el que predominan los estudios de laboratorio.




5.1. Psicología precientífica

5.1.1. Edad antigua y época medieval
  • Seneca (4-65). Se le considera un antecedente de los planteamientos de Huarte de San Juan acerca del temperamento.
  • Quintiliano (42-117). En sus aportaciones acerca de la inteligencia distingue entre unas concepciones de orden más filosófico y otras más pragmáticas.
  • San Isidoro de Sevilla (560-636). Ensalza la introspección como método más adecuado para conocer el alma humana.
  • Abengabirol o Avicebron (¿1022-1070?). Destaca su afirmación de que la observación es el sistema más adecuado de que dispone el hombre para conocerse a sí mismo.
  • Averroes (1126-1198). Distingue entre un entendimiento agente y otro paciente. El primero se encarga de actuar sobre las imágenes de nuestro cerebro generando ideas y abstracciones. Niega la existencia de la personalidad, ya que equipara al hombre con los animales.

5.1.2. Época renacentista
  • Luis Vives (1492-1540). Es considerado el Padre de la Psicología Moderna. Insiste en que es necesario dejar de lado el estudio de cuestiones cuyo conocimiento es inasequible a través de la observación y la experiencia, debiendo centrarse el interés en aquellas actividades que son más vitales. A él se debe la ubicación dentro de la vida racional de funciones como inteligencia, juicio, razón, memoria…
  • Fox Morcillo (¿1526-1560?). Comienza a efectuar localizaciones cerebrales de lo que él denomina sentidos internos. El sentido común tiene como misión unificar las sensaciones captadas por los diversos sentidos. Lo ubica en la parte frontal del cerebro. La finalidad de la memoria es mantener las imágenes de lo percibido en ocasiones pasadas, y se localiza en el lóbulo occipital. Y la imaginación se asienta en la parte media del cerebro. Su actividad consiste en indagar las imágenes resultantes del análisis realizado por el sentido común.
  • Huarte De San Juan (1529-1588). Patrón de la actual Psicología Española. Se le ha reconocido como uno de los más importantes predecesores bien de la Psicología Diferencial, Selección y Orientación Profesional como de la Evaluación Psicológica. Con el fin de conocer las discrepancias existentes entre los seres humanos Huarte apunta la posibilidad de utilizar ciertas pruebas de evaluación de determinadas habilidades. También se muestra partidario de la observación de la conducta como medio de estudio del hombre, sus características, tendencias y trastornos.
  • Miguel Sabuco (1563-1590). En su nueva filosofía de la naturaleza del hombre, expone que su finalidad radica en que el hombre conozca cuáles son las causas naturales por las que vive, enferma y muere. Establece una aproximación con el paciente de tipo dialéctica, sugestiva, higiénica y médica. Considera la existencia de diversas celdas en las que de forma paulatina se van analizando los datos facilitados por los sentidos.


5.1.3. Época Moderna e Ilustrada
Es el período más amplio, pues incluye los siglos XVII, XVIII y primera mitad del XIX. El principal aspecto que caracteriza a esta fase es el retraso con el que las corrientes filosóficas importantes en Europa llegan a nuestro país. La época que nos interesa continúa caracterizándose por la estrecha vinculación entre Psicología y Filosofía:
  • S.XVII. El pensamiento místico va a marcar estos años. Suárez, Santo Tomás y Juan Martínez de Prado destacan. Sus aportaciones tienen carácter metafísico y ontológico. Insiste en que para el conocimiento del alma es necesario estudiar su actividad.
  • S.XVIII. El movimiento ilustrado entra en España como resultado del aperturismo de Carlos III y de la Guerra de la Independencia. Este movimiento, con unos radicales empiristas-materialistas y en el que se acaba integrando el dualismo (cuerpo-mente) cartesiano, ve en Sevilla y Valencia los dos principales focos. Tiene lugar una orientación hacia la metodología empirista observacional difundida por Bacon o Hobbes. Salas y Cortés, Justo García, Tomás Núñez y Martel son algunos de estos filósofos-psicólogos y pudieron ser el inicio de una Psicología Experimental.
  • S.XIX. Aquí aparece un movimiento filosófico-frenológico que va a estar coordinado por profesionales de la Medicina. Labra y Soldvilla, Herrera Dávila…
  • Monlau. En su “Curso de Psicología” ya se muestra partidario de una pseudoseparación entre Filosofía y Psicología, ya que distingue entre Psicología Experimental (empírica) y Racional (más próxima a la metafísica). Considera la Psicología como una ciencia positiva, legítima y experimental, que tiene un objeto bien determinado, los fenómenos psicológicos, que son susceptibles de observación, análisis, experimentación y se encuentran sometidos a unas leyes determinadas. Opina que el estudio de estos fenómenos debería ser por observación, análisis del lenguaje, análisis del sentido y estudio de la historia de la Humanidad.
  • Cubí y Soler. Es el frenólogo más destacado. De manera simultánea se detecta durante el inicio de la segunda mitad del XIX la influencia del Sensismo Escocés o Movimiento Escocés del Sentido Común.
Se finaliza esta secuencia temporal haciendo una llamada de atención hacia la Psicología con componentes de la Filosofía Neokantiana. Los exponentes más representativos son Manuel e Ignacio del Mármol, quienes recogen la tradición de Wolf y aceptan la separación que hace entre Psicología y Filosofía Natural y la división de la primera en empírica y racional. También Rey y Heredia puede ser considerado un representante de este movimiento.
En último lugar, hay que destacar que no será hasta finales del XIX cuando la Psicología Española se consolide como ciencia independiente viéndose así libre del influjo filosófico, al igual que ocurriese en el resto del mundo.

5.2. Psicología científica

5.2.1. Los precursores
Podemos organizar sus aportaciones en dos grupos: uno de raíz krausista y otro de carácter científico médico influido por el Positivismo. Con respecto al movimiento krausista es preciso reconocer que en principio va a carecer de vinculación con la Psicología. Su introductor en España es Sanz del Río, aunque será Francisco Giner de los Ríos quien dé lugar al “grupo krausista”. En 1874 Giner de los Ríos publica junto a Eduardo Soler y Alfredo Calderón su único texto de Psicología, en el que se asumen las ideas de la incipiente Psicología de Wundt, Fechner y Spencer en cuanto a la asunción de la relación cuerpo-mente. Es interesante la atracción de esos autores por la Psicología Individual, centrando su interés en el estudio de las diferencias debidas al temperamento, sexo, carácter y aptitudes.
En cuanto al grupo científico-médico, será Pedro Mata el más representativo. Es Partidario de una psicología de base fisiológica y con claras influencias de la frenología. Recoge una gama de procedimientos fisiológicos-psicológicos para discriminar entre los diversos estados de la razón humana y sus capacidades.

5.2.2. Los fundadores. Constitución de la Psicología Científica
Fisiólogos y neurólogos van a constituirse en los máximos representantes. Luis Simarro es considerado el introductor de la Psicología Experimental. A pesar de ser un autor eminentemente empírico también se ocupó a niveles teóricos de la conciencia, sensaciones, memoria, inteligencia y variaciones individuales. En el ámbito de la Psicología aplicada Simarro aparece como creador de diversos tests.
Turró presenta la innovación de intentar explicar, estudiar e investigar sobre los fenómenos psíquicos desde una óptica genética, impregnada así mismo de una metodología positivista-experimental. En cuanto a Ramón y Cajal, sus descubrimientos acerca de la neurona permitieron y facilitaron la comprensión de las bases fisiológicas de la conducta.
Achúcarro junto a Rodríguez Lafora son identificados como los fundadores, en 1914, del primer laboratorio de Psicología Aplicada española, perteneciendo al Patronato Nacional de Anormales. Rodríguez Lafora conjuga de una forma coordinada la investigación clínica teórica y práctica con la acción social. Se le reconoce como promotor de la fundación de instituciones como: Instituto Frenopático, Instituto Médico- Pedagógico... En cuanto a la cuestión del Diagnóstico, una de sus constantes preocupaciones junto con el Tratamiento, su interés se centra especialmente en niños deficientes mentales.
Con respecto a los instrumentos, Rodríguez Lafora hace constantes llamadas de atención con el fin de perfeccionarlos y obtener así unos resultados fiables y válidos. Reconoce que las pruebas de personalidad eran incompletas dado que no proporcionaban datos sobre la personalidad total de los examinados, teniendo en cuenta que ésta incluye tanto componentes heredados como otros aprendidos y adquiridos. Se muestra partidario de un triple acercamiento al diagnóstico infantil, puesto que hay que tener en cuenta su evolución escolar (diagnóstico pedagógico), conocimientos extraescolares (diagnóstico psicológico) y salud física (diagnóstico médico). Finalmente hay que reconocer que Rodríguez Lafora es uno de los principales críticos de la época de los instrumentos de evaluación, sobre todo de los de personalidad.

5.2.3. Los consolidadores de la Psicología Científica
Mira y López puede ser considerado como uno de los investigadores españoles con mayor proyección internacional. Germain junto con Mira y López constituyen las bases de la Psicotecnia en España. Se constituye en el sentido de conseguir su aceptación a niveles sociales, así como su inclusión en aras de conseguir una información importante en áreas escolares, laborales y de investigación. En el campo del diagnóstico aplicado adapta y crea muy diversos instrumentos de uso todavía eficaz. En 1930 realiza con Mercedes Rodrigo la adaptación española del Stanford Binet.
Otros autores, muchos pertenecientes a la Medicina y la Psiquiatría, van a hacer interesantes aportaciones a la Psicotécnica del momento. Entre ellos Sacristán, Mallart, Juarros, Rodríguez Arias, Fernández Sanz. Sacristán publica el primer texto en castellano sobre la técnica de Roscharch y es considerado como uno de sus principales difusores en nuestro país.
Paulatinamente los laboratorios de Psicología Experimental y Psicología Aplicada fueron adquiriendo carta de naturaleza, de esta manera no es extraño que en los 30 se les halle instalados tanto en instituciones como en centros privados como:
  • El fundado originalmente por Simarro en la Facultad de Ciencias de Madrid.
  • Georges Dwelshauvers organizó a petición de la Mancomunidad de Cataluña u laboratorio de Psicología Experimental que tuvo un cierto impacto aunque breve.
  • Laboratorio de Escuela de Estudios Superiores de Magisterio de Madrid.
  • El padre Palmés fue encargado de organizar el laboratorio en el colegio de los jesuitas de Sarriá en 1925.
  • Instituto de Orientación y Selección Profesional de Madrid.
  • Instituto de Orientación Profesional de Barcelona.
  • Instituto para la Reeducación Profesional de Inválidos del Trabajo de Carabanchel.
  • La obra de Protección a la Infancia.
  • Instituto Médico-Pedagógico de Carabanchel.
  • La Escuela Central de Anormales de Madrid.

5.2.4. Los polemistas o época de crisis de desarrollo
Esta fase abarca los momentos previos al comienzo de la Guerra Civil hasta el final de ésta (1939). Es un período de estancamiento. Las circunstancias políticas, sociales y bélicas inciden de manera que los desarrollos científicos se ven entorpecidos.
La Psicología vuelve a ser la Ciencia que estudia el alma. Se retorna a los planteamientos filosóficos, con el consecuente olvido del Psicodiagnóstico. No obstante, dentro de esta corriente neoclásica se generó un interés por la Psicología Experimental y por la medida de los individuos en situaciones controladas. Religiosos como Ugarte de Ercilla, el padre Palmés y Barbado serán los principales representantes de este movimiento. Del Padre Barbado hay que destacar su afán por la investigación y el desarrollo de las ciencias psicológicas más que por su insistencia en considerar las obras de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino como elementos claves de la Psicología. Además fue uno de los principales opositores del conductismo.

5.2.5. Los unificadores o época de madurez
Finalizada la contienda bélica y una vez superada la más inmediata postguerra, vuelve a relanzarse la Psicología. En este caso será Germain quien continúe con las labores que la guerra interrumpió, convirtiéndose en uno de los pilares básicos de este renacimiento. Es el momento en el que comienzan a ver la luz nuevos organismos y se constituyen sociedades. En 1947 aparece el Departamento de Psicología Experimental del CSIC y la celebérrima Escuela de Psicología y Psicotecnia.
En cuanto a la práctica aplicada del Psicodiagnóstico, ésta se divide en una doble vertiente. Por un lado se encuentra el Psicodiagnóstico propiamente dicho, que se vincula al empleo de las Técnicas Proyectivas y, por otro los Tests Psicológicos que abarcan varias materias y especialidades: estadística, orientación escolar y selección de personal. Simultáneamente la Psicología y el Psicodiagnóstico empiezan a introducirse en los sectores médicos y hospitalarios. La colaboración entre Psicología y Medicina comienza a decaer en la década de los 70.
En cuanto a los instrumentos diagnósticos, se empieza por adaptar pruebas que paulatinamente habían demostrado su eficacia fuera de nuestras fronteras. Hablamos de tests como el Terman Merrill, el WAUS, WISC… Otra de las cuestiones a destacar es la productividad propia en cuanto a aparataje e instrumentos, muchos de los cuales no han llegado a tener continuidad, pero sí demuestran un interés en el perfeccionamiento de las medidas a realizar en contextos españoles.
Ya empieza destacar José Luis Pinillos, que puede ser considerado como uno de los pilares de la Psicología española de la mitad del s. XX. A pesar de que las adaptaciones continuaron y continúan aún hoy en día, comienza la elaboración propia de tests como tests de Memoria auditiva Inmediata (MAI), Batería de aptitudes Generales, tests de Cultura Verbal (TCV), test Elemental de Inteligencia (TEI), test de Rapidez de Movimientos, de Rapidez Bimanual, Inventario de Adaptación de Conducta (IAC), test de Percepción Taquitoscópica, Inventario de Hábitos de Estudio (IHE)…
Otro de los hitos de esta fase es la llegada de la Psicología a la Universidad, originalmente en Madrid y Barcelona y progresivamente al resto de España.

5.2.6. Los propagadores o etapa de expansión
Esta fase se iniciaría en el momento en el que los historiadores de la Evaluación y el Diagnóstico suelen finalizar la anterior, es decir con la salida de la primera promoción de psicólogos de las Universidades en 1971. En los años 80 las secciones de Psicología acaban por independizarse y constituirse en Facultades con la mejora que esto implica en los planes de estudio en cuanto a su separación de los de Filosofía. Esta independencia favorece el establecimiento de Departamentos y, a continuación la de Áreas de Conocimiento.
Los 90 suponen la creación oficial de las Facultades de Psicología en nuestro país, desapareciendo las denominaciones de Facultad de Filosofía y Letras y Psicología. Finalmente, el comienzo del nuevo siglo supone para la Evaluación una nueva serie de retos al verse implicada tanto directa como indirectamente en el Título de Especialista en Psicología Clínica o en la integración en el marco de estudios europeos (EEES).
El empleo de los test, tan frecuente unos años antes, pasa por un período de crisis que se puede identificar con el desarrollo de la Terapia de Conducta y, en consecuencia, del Análisis Funcional de la Conducta. Se inicia así el auge de las Escalas de Evaluación, aunque el paso de los años ha venido a demostrar que la versión castellana de éstas también incluye errores importantes. Así, volvemos otra vez a los tests clásicos, trabajándose con ellos desde nuevas orientaciones.
En cuanto a la investigación, a medida que los medios técnicos lo han permitido, los estudios psicométricos sobre fiabilidad, validez o estandarización se han ido haciendo cada vez más exhaustivos y exactos. La práctica clínica aplicada en centros hospitalarios, que pasó por un momento crítico en los 70, vuelve a tener importancia al tomar conciencia los diversos profesionales de la Salud y de la Salud Mental del incremento de las necesidades que han supuesto los cambios ocasionados en sus intervenciones a consecuencia de las peticiones de los usuarios. Los psicólogos regresan otra vez a los hospitales en los 80 con los programas PIR y ello va a suponer que la actividad profesional se va a extender por las diversas unidades de estos centros.
En cuanto al marco teórico del Psicodiagnóstico y de la Evaluación Psicológica, las contribuciones teóricas son conocidas con una mayor rapidez que en años anteriores, no ya sólo por la facilidad de desplazamiento de los profesionales entre los países, por la mejora del acceso a la información o por la difusión de revistas en soporte informático, sino a causa de que los textos y manuales se traducen con una mayor rapidez. De otro lado, la década de los 80 comenzaba con la publicación del posiblemente más conocido libro de nuestra materia debido a un autor español: Psicodiagnóstico de la profesora Fernández Ballesteros.
En las últimas fechas la productividad se ha incrementado de forma significativa. Finalmente, el evaluador ha pasado de ser considerado con una cierta desconfianza, a convertirse en una persona que tiene como fin la Salud, el bienestar del individuo y el de la Sociedad a la que pertenece.

1 comentario: